LUCHA SOSTENIBLE EN CONTRA DEL TRABAJO INFANTIL ILICITO

Luchemos contra el trabajo infantil

Luchemos contra el trabajo infantil

Empiezo ha hacer este trabajo hace un año y medio, cuando lleve la asignatura de Recursos Humanos, dentro de este contexto, tome la conclusión que en el Perú, el personal que labora en las diferentes entidades publica y algunos sectores Privados, no son idóneos y tienen problemas para organizarse y trabajar con valores ético con los cuales un país se hace grande y “sostenible”.

Pero uno de los bastiones de de una sociedad próspera , es la educación y formación de la niñez, los que en el futuro dirigirán los destinos de nuestras empresas publicas o privadas de nuestro país, lógicamente lo son también los padres quienes , tampoco cuentan con la motivación y castigo penal suficiente para educarlos y darles los pilares útiles para llevar a nuestro País a un futuro con grandes logros y el cumplimiento de grandes metas de idoneidad y valores que , lógicamente también van de la mano de la lucha contra la pobreza, falta de trabajo para los padres y la desnutrición.

Dentro de este contexto, y conociendo de cerca uno de los grandes flagelos de la niñez, “del trabajo infantil ilícito”, el que se realiza de niños entre los 07 y 13 años de edad, ya que el trabajo licito lo es a partir de los 14 años, no podía dejar de aprovechar algunos conocimiento y experiencias propias para trabajar en pos de conseguir la erradicación del mismo.

El trabajo infantil es ilícito en otros países

El trabajo infantil es ilícito en otros países

Hace varios años trabaje en un camión recogedor de basura, allí vi de cerca el trabajo infantil en los desechos de una ciudad, su forma de trabajar y la cantidad de niños que lo hacían, por supuesto que eran otros tiempos y momentos económicos de crisis y de constantes problemas con la deuda externa y, por supuesto era de suponer el futuro de esta niñez.

Años mas tarde trabaje en un camión de carga de greda, útil para la fabricación de ladrillos en circunstancias que un familiar era dueño de camiones de transporte de este material, allí también vi de cerca el trabajo infantil inhumano de los niños de Arequipa; luego por versiones periodísticas, y observaciones personales ,se de la existencia de niños trabajadores en las fabricas de ladrillos de Chuquibamba, y por otras informaciones periodísticas de labores infantiles ilícitas en minas informales, del trabajo en las calles de la prostitución y trata de niños.

Tratándose de minas He visto de cerca en mi viaje a las zonas Mineras de Huaypetue, Cinco mil Bazuco en el Dpto. de Madre de Dios, ello cuando trabaje para Mavila Hnos. con motivo de recuperar motores vendidos allí, cosa que fue imposible pues solo cobre los saldos, observé con preocupación – lo que seria lógico en cualquier hombre que se considere- mucho niños abandonados y deambulando por las minas, que quedan una tras otra, esto hace mas o menos diez años; averigüé que existían en cerca de las 3,000 minas o conseciones , y como la forma de extraer mineral oro , es solo recogiendo y “lavando” el oro de la tierra con grandes filtros, “chutes” abundante agua y ácidos (mercurio, arsénico, etc), no era necesaria la participación de niños en estos menesteres , por lo que si tenían suerte alguien los adoptaba de facto y por supuesto para trabajar por siempre en las minas…estos son muchos niños abandonados por sus madres (quienes eran comercializadas como “cosas al mejor postor minero”) con total abandono moral y material “vagando” –como ya lo indique – por diferentes minas, por lo que desde ya de “alguna forma” tenían que trabajar en las mineras durante toda su vida; Pensar en migrar a otras ciudades era imposible, pues en ese entonces la una manera segura de viajar era por aire, pues por tierra demoraban semanas enteras los camiones cisternas que iban allí pues tenían que cruzar carreteras fangosas y ríos en balsas, así que salir de allí era pues, imposible. Ahora, siguen allí mas mineras, utilizando DRAGAS mucho mas perniciosas que como sabemos han sido defenestradas, por el momento por el Estado.

Estas como aquellas deben haber aumentado en su numero y también el comercio de niños y niñas en el trabajo infantil y la prostitución, en la trata de niños, esto es una fatalidad que, conociéndolo no se haga nada por ello.

El rol del Estado policía en estos lugares no existe, es la tierra de nadie, donde el mas fuerte sobrevive, lo que existe en estos pueblos mineros de oro- como lo era en los viejos pueblos norteamericanos- es la tierra de nadie, se observan claramente niñas y adolescentes prostitutas ofreciéndose en la única calle principal del pueblo de Huaypeto, ya luego me entere que el pueblo fue trasladado de ubicación hacia unas lomas cercanas, pues estaba en el lecho de un rió.

La indolencia de la Sociedad por este tema, se observa en sus deferentes gamas, sea su aceptación tacita o expresa (como aceptar que haya trabajo infantil licito incluso dentro de las edades de mayor peligro), en las calles, en las minas etc., deben llamarnos la atención para “cambiar esta alucinante verdad”, que no hará sino convertirnos a la postre en “indolentes” de nuestra propia situación paupérrima de valores y sensaciones de desorganización total.

Otro de los ítems importantes de estudio lo es también el grave problema que proviene de la migración infantil de los pueblos natales de la sierra hacia las grandes urbes, sin considerar el otro problema de la ruptura de la tutela infantil por parte de los padres, es lógicamente un elemento del descontrol por parte del Estado en la lucha contra el T.I. desconsiderado.

También he vivido ello y lo conozco de cerca, debido a que mis padres tenían una gran distribuidora de cerveza, en Tacna en mi situación de hijo de Empresarios vi la contratación de estos jóvenes para el trabajo, y que provenían de su localidad para “buscar” mejores horizontes de vida, pues el que llevaban en su “tierra” no era peor de la que llevaban sus animales.

Dicha migración la hacían desde muy niños, escapando de casa y de los maltratos y las vejaciones a las que eran objeto, una vez en la ciudad procedían a “buscarse la vida” de cualquier manera.

Todas estas circunstancias vivénciales me han llevado a considerar para darle la debida importancia de esta lucha, van de la mano mis experiencias personales de vivencias en los años de crisis en el Perú y de la vivencia actual en donde debiera bajar el nivel de esta, pero ha aumentado en lo que se refiere a otras actividades respecto del trabajo infantil.

Por ejemplo hoy , las personas mayores de edad, se denotan insufribles frente al espectáculo que dan los niños en las calles, los que van en aumento, justamente por el desarrollo de las urbes y el descontrol en la natalidad, la migración, el descontrol con la mineras informales, etc., y nacen también familias que no pueden mantener a estos niños, los obligan a trabajar en las calles , pero ello no debe confundirse con un “trabajo familiar” ni mucho menos que es licito, cuando van con la aprobación de los padres y reúnen ciertos requisitos de norma.

En la actualidad, existen normas que pudieren en el papel “controlar” el trabajo infantil ilícito pero no es así, tenemos normas inocuas, generales, quizás ello también se deba a que somos novatos en el control aplicación y desbaratamiento total de esta lacra, y por ello esta situación, inclusive las ultimas y tal vez únicas normas dadas al respecto datan de hace 10 años y no mas de veinte años en los que el Perú es parte de tratados internacionales en contra el T.I.

Este problema, nos lleva directamente también a comentar los que hay en Centro América, las comunidades ilícitas denominadas “Los Maras”, O “Salavatruchas” que no son otra cosa que el sostén sentimental e ilógico de una comunidad de jóvenes delincuentes que protegen a los menores de edad, incentivándolos en la esfera del crimen organizado. Sucede cuando el descontrol del Estado para con la niñez trabajadora es inexistente, interesándose en el reciclaje de sus ideas para solamente dejarlas en el papel y jamás siquiera intentar ejecutarlas, claro ejemplo es el Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia en el Perú.

En donde se manejan conceptos, se reúnen Autoridades públicas y privadas y no hacen sino dar malos ejemplos de organización y planeamiento.

En realidad, la idea que el niño trabaje desde su corta edad, estuvo enraizada en el pensamiento del poblador peruano, y lógicamente este afincamiento proviene desde tiempos de la colonia, en la que jamás se respeto al niño como ente de cuidados y prevención; es lógico pensar de esta manera pues provenimos de un estado colonial anárquico y abusivo.

Cuyo fin sostenible era desaparecer a los indios de país y solo cuando alguien como de las casas, se quejo que se “estaban acabando con los indios y que “por lo tanto no habían manos que trabajen las minas de oro y plata…” pensamiento dado a conocer por Poma de Ayala en sus figuras comentadas, entonces allí JAMAS se respetaron los derechos humanos, menos los del niño.

Este dilema ancestral, insiste en el pensamiento del peruano promedio, y considera que “no es delito” que el niño trabaje, mas aun si este ayuda en el sostén de la familia, en lo que se denominan “Empresas Familiares” nada mas falso y dañino, incluso en grandes eventos nacionales e internacionales, consideran ello licito, nada mas lejos de la verdad, puesto que estamos comprometidos con darle al niño una idea de compromiso de protección.

De seguimiento y aseguramiento de un futuro fuerte y formal, induciéndolo a la conquista de valores creando un futuro hombre fuerte y sagaz, no un villano comprometido con la seudo explotación del hombre por el hombre.

Estas ideas anárquicas y trogloditas, que no son sino la bacteria del atraso de todo tipo, deben ser desterradas, y debemos aprovechar la bonanza económica, principalmente del canon que tanto se desarrolla justamente en estos lugares de paupérrima pobreza económica e intelectual, para nacer como el ave fénix de una nueva cultura que debe provenir del campo a la ciudad pues en esta es la meca del abuso discriminación y desaliento, plagada de palabras bonitas y escogidas para que, como lo era antaño, satisfacer los oídos de la gente pero sin actuar con fuerza y seguridad, en contra de este flagelo de la semilla de nuestro futuro país, los niños.

En esto va mi vida, la experiencia que tengo como abogado en 25 años de ejercicio profesional y de los nuevos conocimientos de Administración de Empresas y de Gerencia de Estado, para logar que esto por lo menos ideológicamente se haga una realidad, esperando su pronta ejecución.

Alex Jesus Hidalgo Diaz

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

1 Comentario

  1. evelyn laura
    este tema es muy amplio y dificil de solucionar …pero me parece justo el tema de luchar contra el trabajo infantil
    Reply

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *