Reto del Perú es alcanzar la supremacía energética

El presidente, Alan García, lanzó ayer el reto para lograr que el Perú tenga la “supremacía energética” en el continente, con capacidad de proveer energía a los países vecinos, y para ello planteó la meta de aprovechar las grandes reservas de gas y la riqueza de las caídas de agua de las cordilleras. “Uno de los objetivos que debemos plantearnos es producir 10 mil Mw de energía para el año 2021, cifra fácilmente alcanzable si el Perú tiene estabilidad y sabe convocar capitales y tecnología, pero el objetivo fundamental debe ser convertir a nuestro país en exportador y proveedor de energía.”

Al poner en marcha una turbina de gas en la Central Térmica de Santa Rosa (Lima), el Dignatario dijo que es “imprescindible” que nuestro país tenga energía suficiente para crecer con más velocidad y, al mismo tiempo, poder proveer a los países limítrofes que empiezan a requerir energía.

Refirió que nuestro país tiene reservas de gas que se irán ampliando en el horizonte del tiempo, pero, sobre todo, una inmensa riqueza en las caídas de agua que todavía no se ha aprovechado, pero que pueden generar hasta 90 mil Mw de energía.
Agregó que el aprovechamiento de estas potencialidades es fundamental, sobre todo cuando países como Ecuador, Brasil, Colombia y el mismo Chile empiezan a requerir energía.
Recordó que cuando hace poco Ecuador solicitó comprar energía, nuestro país no tuvo ningún inconveniente para venderle; pero el problema también alcanza a otros países como Brasil, que hace unos días estuvo sumido en la oscuridad por no tener las reservas de generación suficientes.

“Nuestro país debe afirmar su superioridad generando lo que tiene, vendiendo su ventaja comparativa, evitando que se pierda el dinero que estamos perdiendo todos los días, decenas o cientos de millones de dólares porque no hacemos las represas en las caídas del Marañón o la generación eléctrica en los ríos que tienen pendiente hacia el Amazonas.”

País energético, gasífero y petrolero
El presidente García consideró importante rescatar la fuerza del Perú como país energético, gasífero, petrolero y de grandes caídas de agua que pueden servir a toda Sudamérica a buen precio y con grandes ganancias. Dijo que los países ricos del mundo son aquellos que tienen energía, mientras que las naciones que crecen sin dicho recurso están condenadas a la pobreza.
Por ello, invitó a empresas como Edegel a plantearse objetivos mayores y apostar su inversión en proyectos de este tipo y, de esa manera, ayudar al país a ser proveedor de energía de la región.
“Piensen en la región en términos integrales para ver dónde se puede producir, y propongo que sea el Perú, electricidad suficiente para proveer al gran mercado sudamericano, no dentro de un año o dos, así no deben pensar las empresas, sino dentro de 30 o 40 años, cómo va a ser Sudamérica y qué energía va a requerir”, indicó.

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *