Trámites generan gasto innecesario de 1,400 millones de dólares al año

¿Cuánto les cuesta a los peruanos realmente realizar trámites tanto en entidades públicas como privadas? El Instituto de Investigaciones en TecnoEconomía (TRI por sus siglas en inglés), desarrolló un estudio en el que determina que el costo total real de estas transacciones es de 1,400 millones de dólares al año, cifra que no considera el valor del trámite en sí, sino del tiempo que demanda la transacción.

El TRI (www.techno-economy.com) llegó a esta conclusión al considerar, primero, el valor promedio del tiempo de un peruano. ¿Cuánto producimos por hora, en promedio? Si tomamos como base que el PBI del 2008 fue de 127,707 millones de dólares, el ingreso per cápita anual resultante, por cada uno de los 28 millones de peruanos, es de 4,560 dólares. Entonces, el ingreso per cápita por hora laborada es de 2.20 dólares, considerando 40 horas semanales. Es decir, un peruano representa para su economía –en promedio y sin distingo de sectores y especialidades- 2.20 dólares por hora.

Ahora, según un estudio realizado por la Universidad de Lima (2009) el número de trámites promedio por año en entidades públicas es de 2.5; si se asume igual indicador para trámites en entidades privadas, se obtiene que un ciudadano común y corriente realizan 5 trámites promedio por año, en entidades estatales o privadas.

Si cada trámite demora en promedio 4 horas -2 horas para desplazamientos y 2 horas para el trámite en si- entonces sólo el costo por horas/hombre por cada trámite asciende a 8,80 dólares. Y si se le suma el costo por la movilidad, el costo final por cada transacción es de 10,10 dólares.

Tomando en cuenta que cada ciudadano realiza en promedio 5 trámites al año, el costo total de estas transacciones en el país es de 1,400 millones de dólares al año, suma que no considera el costo en sí del trámite; es decir, el costo de la partida de nacimiento, el del duplicado de título profesional, emisión de pasaporte, etc. En este cálculo tampoco se han considerado, los costos asociados, como, por ejemplo, el de contaminación ambiental –que deben ser altos con un parque automotor de 17 años en promedio- el costo del riesgo de movilizarse (accidentes, robos, etc.) e inclusive el costo del riesgo de desempleo, por la cantidad de trámites que deben realizarse que generan ausencia laboral.

TRI recomienda uso intensivo de las TICs

Ante este gasto exagerado, el presidente del TRI, Rolando Liendo, considera que urge insertar las TICs como medio para resolver los problemas de movilización de las personas. “Los niveles de digitalización de las ciudades están directamente correlacionados a la cantidad de trámites que deben realizar sus ciudadanos. No se requiere incrementar únicamente la cantidad de buses, ni de vías; la prioridad es reducir la cantidad de trámites”, advierte.

Para ello, el TRI recomienda que el Estado adopte una política de uso intensivo de las TICs. “En general se debe normar que todos los trámites requeridos por las entidades estatales sean susceptibles de realizarse por Internet; y asegurar como Estado que una entidad estatal no solicitará información (sobre un ciudadano) que esté en poder de otra institución estatal. Es obligación del Estado interconectarse como tal”, señala el especialista

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *