El reto de las empresas familiares actuales, “abrirse al mundo”

Empresas familiares actuales

Empresas familiares actuales

Entre dos tercios y tres cuartos de negocios familiares quiebran o son vendidas por la familia fundadora durante la primera generación.

La mayoría de los estudios realizados por RSM, la séptima red más grande de firmas independientes de auditoría, impuestos y asesoría, para evaluar la longevidad de las empresas familiares llegan a la conclusión de que entre dos tercios y tres cuartos de los negocios familiares quiebran o son vendidos por la familia fundadora durante la primera generación y solamente un 5% y un 15% de la tercera generación, sigue manteniendo presencia en la empresa o es descendiente del fundador.

Se estima que alrededor del 80% de las empresas en América Latina son familiares y son las que entregan la mayor cantidad de empleos en la región. Se debe de considerar que cuando hablamos de empresas familiares no son solo microempresas o medianas empresas, también en América Latina existen casos de grandes empresas familiares que sobresalen en grandes retailers, bancos y grupos empresariales vinculados a los recursos naturales.

Según el especialista en negocios de RSM en Chile, Eduardo Medina, refiere que “En especial en el segmento Pyme de las empresas familiares, tienen una vida particularmente breve” y esto se debe a que la empresa es considerada como “la continuidad del hogar”. Entre otros factores se encuentran:

– Poca adaptación a los cambios del entorno. Sistemas productivos obsoletos o nula innovación de nuevos productos o servicios.
– Estructuras organizacionales rígidas.
– Gobiernos corporativos no capacitados o la toma de decisiones recae en una sola persona, la cual administra con la frase “Siempre se ha hecho así”.
– La afectividad (sentimientos) predomina a la hora de tomar decisiones.
– No se aplican indicadores de desempeño. Los puestos gerenciales son ocupados por familiares o el propio dueño por lo cual hay una nula evaluación.

Comenta que “esos son los factores internos para que una empresa familiar vaya al fracaso”. Dentro de los factores externos se encuentran:

– Pocas posibilidades de poder obtener créditos más baratos (tasa preferenciales) o barreras de entrada muy altas para el sistema financiero con el objeto de obtener capitales para nuevas inversiones.
– Tratados de libre comercio.
– Así como el poco apoyo estatal

“Las empresas familiares deben de abrirse al mundo, buscar canales para salir de las fronteras de sus países, en breves palabras, adaptarse a la globalización” dice el especialista. “Las claves de éxito en las empresas familiares que han perdurado en el tiempo son entre muchas tantas; profesionalizar los cargos estratégicos, adaptarse a los cambios, formar buenos gobiernos corporativos, aunque el principal punto de fracaso es su estructura rígida la cual no se adapta a los cambios del mercado” apunta Medina.

“Se necesita crear buenos gobiernos corporativos, profesionalizando las distintas áreas de la empresa, con capacidad de leer los cambios siendo proactivos y no reactivos. Implementando herramientas de gestión y principalmente siendo innovadores”, finalizó.

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *