Buscan inmigrantes peruanos en Chile tener representación política

Fuente: munhispano.com
Los 98 mil inmigrantes peruanos en Chile buscan convertirse en un “referente electoral” para lograr representación política, que les permita canalizar sus demandas y defender sus derechos, anunció el dirigente social Raúl Paiba.

En entrevista con Notimex, el presidente del Comité de Refugiados Peruanos en Chile dijo que la idea de su agrupación es “aprovechar el derecho que tienen los extranjeros de votar en las elecciones municipales”. De acuerdo a la Constitución Política vigente en el país sudamericano, “los extranjeros avecindados en Chile por más de cinco años, y que cumplan con los requisitos señalados (.), podrán ejercer el derecho de sufragio”.

“En Santiago podemos contar con unos 40 mil peruanos habilitados para votar y podemos elegir hasta dos de los siete concejales” del municipio capitalino, aseguró el también académico universitario de Estadística y Matemática, que lleva 12 años en Chile.

El objetivo de la iniciativa, añadió Paiba, es hacer valer la “fuerza electoral” de la comunidad de inmigrantes peruanos en los comicios municipales, a través de alianzas con partidos chilenos, que a cambio de votos les garanticen la atención a sus demandas.

El dirigente peruano aseguró que el proyecto del Comité cuenta con el apoyo de sectores políticos de izquierda, aunque falta consolidar esta alianza y establecer los compromisos correspondientes con las colectividades que respaldan la iniciativa.

Paiba, quien atiende a sus connacionales en el centro de Santiago, en plena calle y a un costado de la Catedral Metropolitana, denunció que la situación de los peruanos en este país sudamericano “sigue siendo deteriorada”.

El Comité se esfuerza por “superar la desprotección que viven los migrantes peruanos”, que se expresa en su situación jurídica, los bajos salarios, la explotación y la discriminación, “para hacer visible esta situación a nivel de opinión pública”, añadió.

Advirtió además que el Tratado de Libre Comercio (TLC) que firmaron Chile y Perú en agosto pasado no contempla soluciones a los problemas de los migrantes.

Paiba denunció que Chile “no está cumpliendo con los acuerdos internacionales de protección de los migrantes”, en particular la Convención Internacional sobre la Protección de Derechos de los Trabajadores Migratorios.

Subrayó que incluso el país mantiene la legislación migratoria de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), mientras el trato de la Policía Internacional (Interpol) “es vejatorio”, lo que demuestra a su juicio la falta de una política de Estado a favor del migrante.

En el Congreso chileno, en tanto, “duerme” un proyecto de ley contra la discriminación, iniciativa que tiene por objetivo evitar el abuso y discriminación en el ámbito laboral y social.

Paiba indicó que tampoco existe en Chile una legislación que castigue el tráfico de personas, situación que afecta a decenas de miles de peruanos y peruanas, que se transforman en víctimas de mafias internacionales.

Pese a la falta de condiciones legales y sociales para los inmigrantes, Chile continúa siendo el sexto destino preferido de los peruanos que emigran de su país, detrás de Estados Unidos, Argentina, Venezuela, España e Italia.

Para la gran mayoría de inmigrantes peruanos, el principal atractivo de Chile es su estabilidad económica y pujante desarrollo, lo que convierte al país en un polo de atracción para quienes abandonan su tierra en busca de mejores condiciones de vida.

De acuerdo a un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los inmigrantes peruanos en Chile trabajan en condiciones de “extrema vulnerabilidad”, situación que evitan denunciar por desconocimiento o temor al despido.

La situación es aún más grave para las inmigrantes mujeres, que en su mayoría (55 por ciento o más) se desempeña como “nana” en el servicio doméstico de las familias chilenas.

De acuerdo a cifras oficiales, el inmigrante peruano en Chile es mayoritariamente mujer, cuenta con educación secundaria completa (94 por ciento), es soltero (65 por ciento) y tiene edades entre los 20 y 40 años (73 por ciento).

La OIT advirtió que “la mayor presencia femenina las hace más vulnerables que los hombres y más proclives a sufrir maltrato y explotación física y sexual”.

En Chile, los inmigrantes peruanos han encontrado sus nichos laborales en tareas de menor calificación, peor retribución salarial y mayor nivel de riesgo, como la construcción y servicios domésticos, a pesar de sus altos niveles de educación y calificación.

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *