Acuerdo migratorio en EE.UU.

Fuente:elcomercioperu.com
Washington (EFE). Negociadores demócratas y republicanos intensificaron hoy las negociaciones para llegar a un acuerdo de reformar al sistema migratorio de EE.UU. que daría la posibilidad de regularizar su situación en el país a millones de inmigrantes ilegales.

Ese acuerdo también limitaría estrictamente el ingreso al país de muchos inmigrantes potenciales, dijeron fuentes legislativas.

Al cabo de las negociaciones de esta noche, el senador republicano Lindsey Graham, que participa activamente en la búsqueda de un acuerdo, señaló que las posibilidades de éxito son de un 80%.Fuentes legislativas afirmaron que el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, postergó hasta el lunes una votación que debía celebrarse mañana miércoles para dar mayor tiempo al debate y lograr una coincidencia absoluta en la mayoría de los temas del acuerdo.

El curso de las negociaciones es seguido con particular interés por el presidente George W. Bush, según informó hoy la Casa Blanca.

Durante una rueda de prensa, el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, afirmó que se lleva a cabo un “enorme” trabajo bipartidista y que el mandatario estadounidense “constantemente recibe informes” sobre el asunto.

Snow insistió en que son negociaciones “arduas” y de “buena fe” entre las partes interesadas en una reforma migratoria integral, y reiteró que Bush está “profundamente comprometido” con el tema.

El acuerdo establecería los parámetros generales del debate migratorio, en momentos en que grupos a favor y en contra de la reforma, y de todo el espectro político del país, incrementan las presiones sobre el Legislativo.

Reid ha dicho que el punto de partida para el debate será un proyecto ya aprobado en el Senado en mayo de 2006, que nunca fue armonizado con la versión que aprobó la Cámara de Representantes.

Los demócratas, que ahora controlan ambas cámaras del Legislativo, no descartan la posibilidad de que se presenten enmiendas a ese proyecto de ley o que incluso sea sustituido por una propuesta distinta.

Algunos republicanos se mantienen inamovibles en su oposición a un proyecto que incluya la legalización de la población indocumentada, porque la consideran una “amnistía” inmerecida.

En las negociaciones a puerta cerrada han participado los secretarios de Comercio, Carlos Gutiérrez, y de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, así como al menos ocho senadores demócratas y republicanos.

En un discurso ante un grupo de empresarios minoristas, Gutiérrez advirtió hoy que si no se logra un acuerdo “significa que tenemos un gran problema como país”.

Sin entrar en detalles, señaló que los negociadores están cerca de un acuerdo pero “todavía falta muchísimo trabajo por hacer”. “Nada está acordado hasta que todo esté acordado”, aseveró.

El presidente general del Partido Republicano, el senador Mel Martínez, otro de los negociadores, aseveró que están cerca de pactar “un proyecto que va a ser la solución a los problemas de muchos…es un programa muy ambicioso y estoy orgulloso del papel que hemos jugado en las negociaciones”.

En la mira de los grupos pro-inmigrantes ha estado una propuesta republicana que establece un sistema de puntos para la obtención de la residencia permanente y que, en su opinión, sólo fomentaría la desintegración de las familias inmigrantes.

La llamada Coalición Nacional de Inmigrantes del Área de la Capital afirmó en un comunicado que la Casa Blanca “tendrá la culpa si no resuelve la crisis de inmigración en el país”.

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *