El Perú demostrará que su educación ha dado un salto

“El Perú va a demostrarle al mundo el salto que puede dar cuando se traza un objetivo”, afirmó ayer el presidente Alan García Pérez, al expresar su seguridad de los mejores resultados que tendrá nuestra educación en la próxima evaluación de Unesco para conocer el nivel académico de los escolares peruanos.
Al inaugurar las obras de rehabilitación de la institución educativa Virgen del Carmen, en el distrito de Bellavista, dijo que después de haber estado en el puesto 43 de 43 países evaluados, “vamos a demostrarle al mundo cómo salta el Perú cuando se traza un objetivo y cómo puede crecer en eso y en otras cosas más en beneficio de los niños y del país”.

Dijo que esos resultados no se obtendrán gracias al Gobierno sino a que los profesores han tomado conciencia de la importancia de capacitarse, de refrescar sus conocimientos para dar más a los alumnos.
No obstante, aclaró que toda gran obra es larga y difícil, que la educación tiene que madurar, irse construyendo poco a poco y que no pueden esperarse milagros al día siguiente, sino construir teniendo constancia para poco a poco tener frutos.

Recordó que, hace un año, de 100 mil profesores que dieron examen para sus contrataciones, sólo 3 mil aprobaron con nota suficiente, pero que este año, con un examen similar, más de 35% lo aprobó, porque han comprendido que por su esfuerzo de actualizar sus conocimientos es que pueden lograr un sitio por el cual ir progresando.
Hasta ahora, unos 200 mil profesores han sido evaluados y más de 100 mil han ido a universidades para actualizarse, y adquirir nuevos conocimientos pagados por el Estado.

Por una cultura de la meritocracia
Expresó también su voluntad de seguir instaurado la cultura de la meritocracia en el país para que sean los mejores quienes conduzcan la Nación, el Estado y su educación, y no quienes heredaron dinero, apellidos y nombres ni posiciones ni tarjeta.
Así, el que nace sin ningún apoyo y aun siendo pobre, debe saber que puede convertirse en un adalid y conductor, pero para eso se necesita ponerlo en igualdad de condiciones desde el punto de partida, que no haya enormes diferencias entre la educación privada y pública.
Las escuelas, afirmó, deben enseñar que es a través del esfuerzo y no de la astucia o la criollada que podemos convertirnos en conductores, y debe desterrar el facilismo o el plagio de todos los colegios, condenándolo para que el niño sepa desde sus primeros años que sólo el esfuerzo le va a abrir las puertas del mañana.

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *