Polémica en Arequipa

Polémica en Arequipa por la aprobación de aborto terapéutico
Fuente:elcomercioperu.com
Polémica ha generado en Arequipa la aprobación y publicación, por parte del gobierno regional de ese departamento, del Protocolo para el Manejo de Casos de Interrupción Legal del Embarazo, el mismo que identifica 24 razones por las que se justificaría un aborto terapéutico dentro de las primeras veinte semanas de embarazo.

Entre las razones que se detalla en la medida se encuentran la cardiopatía congénita, tuberculosis pulmonar, trastornos hemorrágicos, neoplasias, insuficiencia renal, y otros que pongan en peligro la vida de la madre.

La medida había pasado inadvertida hasta que el monseñor Javier del Río Alva, vicepresidente de la Conferencia Episcopal peruana, dijera en su homilía que con esto Arequipa se convertía en “la capital de la muerte” y que las personas que participaron en la creación del protocolo “no deberían ser comparadas sino con Satán”.
Ante esto, las autoridades regionales y de los colegios profesionales de la ciudad explicaron que solo se ha reglamentado una “posibilidad” que está en el Código penal desde 1924. Con esta medida -explicó el presidente regional de Arequipa, Juan Manuel Guillén- “se ha dado una normativa que evite el aborto ilegal en el departamento”.

Conocida la polémica, las autoridades regionales han optado por convocar a un equipo técnico que visite a monseñor Del Río y le explique los motivos por los que se aprobó el Protocolo, informó el corresponsal de El Comercio en Arequipa, Carlos Zanabria.

Para la puesta en práctica de esta medida, se explicó, se tomarán en cuenta la opinión de varios médicos. En una primera parte, un doctor identificaría la necesidad del aborto y se lo informará a la paciente o a su representante legal. Luego se instalará una junta médica que podría exigir la opinión de otro colega. Finalmente, la misma junta escogería al profesional que ejecute la interrupción del embarazo.

Por su parte, el decano del Colegio Médico de Arequipa, Enrique Jaramillo, y del Colegio de Abogados de la misma ciudad, Hugo Salas, quienes asesoraron al gobierno regional de su departamento en la elaboración del protocolo en cuestión, aseguraron ser católicos practicantes y que en ningún momento se buscaron enfrentamientos con la Iglesia.

Ambos profesionales lamentaron que el arzobispo del Río “haya puesto su fe religiosa por encima de su interpretación técnica”.

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *