Ya circula moneda de un sol con figura de Cultura Chachapoyas

moneda de un sol Cultura ChachapoyasEl BCR puso en circulación una nueva moneda de un sol en cuyo reverso presenta una imagen alusiva a los Sarcófagos de Karajía. Se trata de un patrón funerario de la Cultura Chachapoyas.

Esta nueva moneda es la segunda de la serie numismática “Riqueza y Orgullo del Perú”, que constará de 24 monedas en total con las que el BCR busca revalorar y difundir el patrimonio cultural de nuestro país a través de un medio masivo de pago.

De esta moneda solo se acuñarán hasta la suma de diez millones de nuevos soles y circularán simultáneamente a la que actualmente se usa en el mercado y a la que contiene la figura del Tumi de Oro, que fue la primera de la serie numismática mencionada, informó el presidente del BCR, Julio Velarde.

Las nuevas monedas están hechas de una aleación de alpaca, tienen un peso de 7.32 gramos y un diámetro de 25.5 milímetros.

En su reverso presenta la imagen de un sarcófago y la denominación de un nuevo sol. En el reverso se puede apreciar líneas onduladas bien definidas y hacia el otro extremo líneas verticales equidistantes entre sí, sobre las cuales se aprecia el logotipo de la Casa Nacional de la Moneda.

Además, presenta canto estriado de líneas paralelas al borde de la moneda y un marco interno octogonal dentro de su perímetro.

Ese mismo marco puede apreciarse en el anverso de la moneda, donde también se encuentra el Escudo Nacional, donde la vicuña y la cornucopia están grabadas sobre un fondo de líneas verticales y el árbol de la quina sobre un fondo liso.

Los Sarcófagos de Karajía se encuentran en muy buen estado de conservación y están conformados por cápsulas de arcilla de una dimensión de hasta dos metros y medio. En su interior guardan la momia de un personaje ilustre de la cultura que se encuentra en posición envuelta en tejidos de lana y algodón.

Presentan una cabeza y busto, los rostros son planos y el resto del cuerpo es diseñado con motivos geométricos

Los sarcófagos de Karajía eran emplazados en zonas inaccesibles de los cerros, excavadas en lo lato de estos, para impedir su profanación.

¿Quizá te interesé estas noticias relacionadas?

Envié su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *